UNA CIUDAD EN UN BOSQUE DE PALMERAS

Lee con atención el siguiente texto y contesta a las preguntas.

LECTURA COMPRENSIVA


Una hermosa mañana del mes de Junio, ya hace muchísimos años, exactamente el día 24, día de San Juan, desembarcó una flota de barcos en nuestra isla, por la parte de la Isleta.
La flota traía un enorme ejército mandado por el capitán Juan Rejón.
Después de tomar tierra, el capitán comprendió que allí no podían quedarse porque era un lugar desértico, sin agua para beber y ordenó que la tropa se pusiera en marcha hasta encontrar un lugar con agua abundante donde poder establecer su campamento.
Preocupado, caminaban, cuando de pronto, encontró a una anciana que saludándolos, les dijo que ella les conduciría a un hermoso lugar por donde corría el agua fresca y cristalina.
Al cabo de varios días de camino divisaron un maravilloso valle en el que había un gran bosque de palmeras y junto a él un barranco por donde corría el agua.
Cuando Juan Rejón se volvió hacia la anciana para agradecerle el favor que le había hecho, aquella mujer había desaparecido.
Pensaron que lo ocurrido era un milagro y como Juan Rejón era muy devoto de Santa Ana, creyeron que era la misma Santa.
Pronto eligieron un lugar en la orilla derecha del barranco y construyeron un recinto amurallado y montaron el campamento dentro.
Todo esto constituyó el Real de Las Palmas por estar sombreado por aquellas hermosas palmeras.
Con el paso de los siglos este lugar se ha ido construyendo y es lo que hoy en día forma la capital de nuestra isla de Gran Canaria : la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.
En ella, cerca de lo que fue aquel campamento, se encuentra la catedral y la plaza de Santa Ana, llamada así por la Santa que los guió.